Verano en Grecia, ¿te vas a quedar con las ganas?

Islandia: la tierra del hielo y el fuego

Descubre todos los itinerarios de WeRoad

Nuestros viajes a Islandia

Volcanes, aguas termales, poderosas cascadas, inmensos valles, senderos que atraviesan la naturaleza virgen: la Tierra del Hielo y del Fuego es tierra de libertad, aire puro, fuerza y descubrimiento.

De abril a octubre
De junio a septiembre
De octubre a abril

Islandia: donde el hielo y el fuego se encuentran

Todo lo que necesitas saber

Descubre nuestros viajes a Islandia

Islandia: tierra de volcanes y glaciares, de la aurora boreal al sol de media noche, de carreteras infinitas inmersas en la naturaleza más salvaje, de simpáticos frailecillos, ballenas tímidas y caballos con buena cabellera. Islandia es una isla solitaria no muy lejana del Círculo Polar Ártico, a 5 horas de vuelo desde España. Aquí el clima es impredecible y cambia sin un por qué - el cielo está casi siempre nublado, pero esto no tiene que desanimarte: cuando el sol decide asomarse, enseguida entiendes por qué esta isla perdida es tan famosa y popular entre tantos viajeros que la eligen como destino de vacaciones. En verano vivirás la magia del sol de medianoche, y las muchas horas de luz te darán la posibilidad de descubrir todos los rincones de Islandia - del clásico Círculo de Oro, con Gullfoss, Geysir y el Parque Nacional de Thingvellir, hasta las miles de cascadas (tantas que al final del viaje no podrás nombrarlas), de la laguna glaciar de Jökulsárlón hasta la potente Godafoss. En invierno, sin embargo, las horas de oscuridad son el escenario perfecto para la reina de la noche, la aurora boreal, un fenómeno tan fascinante como inolvidable. También están las cuevas de hielo del glaciar Vatnajokull, el más grande de Europa, la magia de la playa de arena negra de Reynisfjara, las ballenas de Husavìk y los frailecillos de la isla de Vestmannaeyjar, y los volcanes que cada cierto tiempo entran en erupción y son la excusa perfecta para que los islandeses organicen una barbacoa en la lava (sí, ha pasado de verdad). La tierra del hielo y del fuego es así: una vez que respiras a pleno pulmón allí, una vez que la vives, nunca la olvidas.

Lee más

Un vistazo rápido al viaje

Cuando estés en Roma, haz como los romanos

Cuando estés en Roma, haz como los romanos

¿Curiosidades, tradiciones y algunas normas de buena educación en Islandia? Una curiosidad: si ves cochecitos con pequeños bebés islandeses durmiendo felizmente en la puerta de los bares, restaurantes o cafeterías, no te alarmes: ¡es normal! De hecho, los islandeses creen que así es como sus hijos se acostumbran al clima y las temperaturas de la isla, aunque nosotros pensamos que simplemente han encontrado la excusa perfecta para disfrutar de unas horas de paz y tranquilidad sin bebés.

Si alguna vez te invitan a una casa islandesa: es de buena educación quitarse los zapatos y dejarlos en la entrada - así se evita ensuciar el suelo de la casa, ¡sobre todo en los meses de invierno!

Recuerda también respetar los lugares que visites: los islandeses son patriotas y aman su isla de hielo y fuego, así que cuando practiques senderismo, sigue los caminos marcados y no dejes rastro de tu paso.

Elfos, orcos, gnomos, hadas y trolls forman parte de la cultura popular y, según las encuestas, más de la mitad de la población islandesa cree en este "pueblo oculto" al que llaman huldufólk.

La cocina islandesa

La cocina islandesa

No: la gastronomía no es una de las razones por las que Islandia es famosa. A pesar de ello, los platos islandeses son comibles: se consume pescado (mucho y de todo tipo), patatas (muchas) y cordero (hay más ovejas que habitantes). ¿Qué comer en Islandia?

Skyr: es el yogur islandés, proteínico y muy rico. Lo venden en el supermercado y es perfecto para un buen desayuno o un postre al final de una comida.

Tiburón podrido (hákarl): el olor es nauseabundo (sí, sabe a pescado podrido) y el sabor aún peor, y no está claro si es realmente un plato típico o algo sólo para turistas. El hecho es que el tiburón, que se deja pudrir bajo tierra hasta que desaparezca el veneno naturalmente presente en la carne, es sólo para estómagos realmente fuertes.

Sopa de pescado (plokkfiskur): las sopas son quizá uno de los platos que mejor saben hacer los islandeses. Se puede comer de todo, con cualquier tipo de pescado, carne o verdura, pero el tradicional es sin duda el plokkfiskur, hecho con mero cortado en dados, patatas cocidas, una salsa celestial y un poco de ajo.

Cordero: Como ya hemos comentado, Islandia tiene más ovejas que habitantes, por lo que no es de extrañar que, en lo que a carne se refiere, la más consumida sea la de cordero. La carne de reno tampoco está nada mal.

Perritos calientes islandeses (pylsa): parece increíble, pero es cierto: los islandeses afirman hacer los mejores perritos calientes del mundo. El puesto de perritos calientes más famoso se encuentra en Reikiavik y se llama Bæjarins Beztu - ¡pero los perritos calientes preparados en las gasolineras de las carreteras islandesas tampoco están nada mal! Cuando pidas uno, sólo tienes que decir: "Ein með öllu, Takk", que significa "con todo, gracias". Disfrutarás de un perrito caliente con cebolla cruda, cebolla frita, mostaza, ketchup y remulaði, una salsa hecha con mayonesa, alcaparras, mostaza y hierbas.

Qué llevar en la mochila

Qué llevar en la mochila

¿Qué llevar en la mochila para viajar a Islandia? Obviamente depende de la temporada, pero en general sólo hay una palabra clave: ¡cebolla! Vestirse por capas es esencial porque el tiempo cambia constantemente: en un mismo día de verano se puede pasar de la lluvia y el viento frío al sol con unos agradables 15 grados. Otra palabra importante: ¡impermeable! Asegúrate de llevar calzado cómodo repelente al agua o Goretex: tener los pies secos es la clave para no fastidiar un viaje a Islandia.

¿Qué cosas no hay que olvidar?

- Ropa térmica (mallas o pantalones y camiseta, ¡y por supuesto más de una!)

- Pantalones de trekking impermeables

- Botas o zapatos de trekking impermeables

- Chaqueta de plumón (100 gramos para el verano, más gruesa para el invierno)

- Chaqueta impermeable y cortavientos

- Gorro, guantes, bufanda o cubrecuellos

- Botella de agua: ¡no compres agua embotellada! El agua del grifo es muy buena y está entre las mejores del mundo, por no hablar del agua de ríos y cascadas

Cosas que saber

Cosas que saber

Cuando planifiques tu viaje a Islandia, comprueba bien cuántas horas de luz tiene el día: en los meses de invierno son muy limitadas y es esencial planificar bien las excursiones y los trekkings para no encontrarse sin luz para disfrutar del paisaje. En verano, sin embargo, no olvides un antifaz para dormir: ¡la luz es fuerte incluso por la noche!

No necesitarás dinero en efectivo: en Islandia se paga todo con tarjeta de crédito, prácticamente en todas partes (¡un país extremadamente civilizado, todo hay que decirlo!).

El alcohol no es para nada barato: la cerveza se puede encontrar en los supermercados (¡pero el contenido de alcohol es ridículamente bajo!), para licores tendrás que hacer una visita a las licorerías, llamadas Vínbúðin. Tienen un horario limitado y el alcohol es muy caro: ¡una botella de ginebra cuesta unos 80 euros! Si quieres comprar cerveza barata, te recomendamos pasar por el Duty Free del aeropuerto antes de salir: ¡es la mejor forma de ahorrar dinero!

Si de verdad quieres explorar Islandia, tendrás que alquilar un coche. Y si quieres hacer mucho off-road, por caminos de tierra, ¡mejor opta por un 4x4! También hay excursiones en autobús, pero la mejor forma de disfrutar de la Isla de Hielo y Fuego es, sin duda, por la carretera conduciendo uno mismo. Si quieres, también puedes plantearte alquilar una autocaravana, así no tendrás que gastar más en alojamiento. Recuerda: aquí todo es muy caro, así que haz bien sus cálculos antes de reservar para elegir la mejor opción y la más asequible.

Visado, SIM, coste de vida: otra información útil

Visado, SIM, coste de vida: otra información útil

Visado: no necesitarás visado para entrar en Islandia.

Tarjeta SIM: No necesitarás una tarjeta SIM islandesa, pero podrás utilizar la itinerancia de datos europea según el plan de tarifas de tu compañía telefónica.

Pago: no lleves dinero en efectivo, puedes pagar todo con tu tarjeta, ¡incluso los baños públicos!

Coste de vida: Islandia es un país caro. El presupuesto diario para comidas ronda los 60/80 euros por persona. Sin embargo, si te organizas bien, ¡puedes ahorrar dinero comprando y comiendo sobre la marcha!

Enchufe: La electricidad en Islandia es de 220 voltios, 50 HZ AC. Los enchufes eléctricos tienen dos clavijas, de tipo C y de tipo F. Te recomendamos que te lleves un adaptador universal.

<p>Islandia tiene un <strong>clima oceánico, frío pero templado</strong>, nuboso durante gran parte del año. Aunque se encuentre justo debajo del Círculo Polar Ártico, incluso en los meses de invierno las temperaturas no bajan mucho más de unos pocos grados bajo cero - esto es gracias a la presencia de la corriente del Golfo. El <strong>tiempo es inestable y está sujeto a cambios repentinos</strong>, con inviernos fríos y largos (de octubre a mayo) y veranos frescos y cortos (de junio a septiembre).</p>

El clima durante el año

Islandia tiene un clima oceánico, frío pero templado, nuboso durante gran parte del año. Aunque se encuentre justo debajo del Círculo Polar Ártico, incluso en los meses de invierno las temperaturas no bajan mucho más de unos pocos grados bajo cero - esto es gracias a la presencia de la corriente del Golfo. El tiempo es inestable y está sujeto a cambios repentinos, con inviernos fríos y largos (de octubre a mayo) y veranos frescos y cortos (de junio a septiembre).

Ene
-3°
Feb
-2°
Mar
-2°
Abr
May
Jun
12°
Jul
13°
Ago
13°
Sep
10°
Oct
Nov
-1°
Dic
-3°

¿Qué ver en Islandia? Los 5 lugares que no te puedes perder

Laguna de Jökulsárlón

En el sureste de Islandia, entre las paredes de hielo de Vatnajökull y la costa atlántica, se encuentra la laguna de Jökulsárlón, y si tuviéramos que recomendar UN lugar para visitar en la isla de hielo y fuego, sería este. Enormes trozos de hielo se desprenden del glaciar todos los días (una vista y un sonido increíbles) y forman icebergs que flotan en la laguna, creando un paisaje casi de otro mundo. Una vez derretido, entonces, lo que queda de estas montañas glaciales se deposita en la cercana playa de arena negra y los pedazos de hielo, iluminados por el sol, parecen pequeños diamantes, de ahí el nombre de la playa, Diamond Beach. Te recomendamos que hagas al menos una excursión aquí, ya sea un trekking en el glaciar (¡en invierno también puedes explorar las cuevas de hielo!) o navegar en la laguna a través de los icebergs. Eso sí, ¡cuidado con las focas!

Skógafoss

Hay cascadas en abundancia en Islandia: podrías pasar un mes buscándolas todas, y aun así no serías capaz de hacerlo. Entre las más famosas destacamos Skógafoss, en el sur de la isla: 30 metros de ancho y 62 metros de caída la convierten en una de las cascadas más pintorescas de toda Islandia. Puedes admirarla desde abajo, o subir los 400 escalones que te llevan a la cima y disfrutar de un espectáculo que no olvidarás. ¿No habrá una leyenda asociada a este lugar? Por supuesto que la hay: se dice que el navegante Thrasi, una vez frente a Skógafoss, decidió esconder dentro su cofre lleno de tesoros, lo que hoy muchos llaman "el tesoro de Islandia". ¿Lo han encontrado alguna vez? Por supuesto que no. Si por casualidad lo encuentras, ¡enhorabuena!

Círculo Dorado

Si solo tienes unos días pero quieres disfrutar de la belleza natural de Islandia, incluye sin duda el Círculo Dorado en tu itinerario, un clásico. ¿Por qué es genial? Porque está a aproximadamente 1 hora en coche desde Reykjavik y en solo un día puedes ver una cascada, géiseres y una línea de falla entre dos placas tectónicas - sí, has leído bien. Primera parada, el Parque Nacional Thingvellir (a 45 minutos de la capital), que se eleva justo entre las placas tectónicas de Eurasia y Norteamérica. Dentro del parque podrás observar la Dorsal Mesoatlántica, y aquí es el único lugar en el mundo donde puedes verla sobre el nivel del mar - pero, si lo deseas, también puedes hacer snorkel en su interior nadando en Silfra - una emoción increíble. Luego está Geysir, en el valle geotérmico de Haukadalur, el primer géiser documentado que todavía arroja agua caliente en la actualidad, donde está el cercano Strokkur, que explota cada 10 minutos y sus chorros de agua alcanzan los 40 metros de altura. Por último, para rematar, Gullfoss: dos saltos, una altura total de 32 metros y un caudal de agua de 140 metros cúbicos de agua por segundo. Una dama de agua que también puedes admirar de cerca: hay varios caminos que conducen cerca del salto y casi siempre están abiertos durante todo el verano; pero ojo, incluso en invierno vale la pena, ¡lo verás parcialmente congelado y rodeado de un paisaje nevado!

Playa negra de Reynisfjara

Vale, vale: las playas de Islandia son prácticamente todas de arena negra. Pero solo hay una que se conoce como la playa de arena negra: obviamente estamos hablando de Reynisfjara, en la costa sur de la isla. Pero, ¿por qué es tan famosa? Probablemente por el ambiente: aquí el paisaje suele estar envuelto en niebla y las pilas apenas se entrevén entre las olas del mar que se precipitan contra la costa. Luego está el acantilado hecho de columnas de basalto, el lugar perfecto para tomar fotografías originales, y de hecho, hay muchos fotógrafos que organizan sesiones de fotos aquí, ¡incluso para bodas! Si vienes a estos lugares (¡tienes que hacerlo!), recuerda prestar especial atención al mar: nunca le des la espalda, porque aquí el oleaje es impredecible y las corrientes te llevan mar adentro en un abrir y cerrar de ojos, provocando en ocasiones accidentes: habrá muchas señales para recordártelo, no te preocupes.

Islas Vestmannaeyjar

Frente a la costa sur hay unas islas remotas llamadas Vestmannaeyjar, que se traduce literalmente como "islas de los hombres del oeste": el archipiélago tiene unas 15 islas, la más joven de las cuales, Surstey, emergió del mar hace solo 60 años, y sólo una está habitada por unos 4.000 habitantes, Heimaey. Esta isla en particular tiene una historia tan trágica como interesante: su volcán, Eldfell, entró en erupción en 1973 y sepultó bajo las cenizas casi la mitad del centro habitado -los islandeses, acostumbrados a situaciones de este tipo, no se dejaron pillar desprevenidos, y de hecho todos se salvaron. Hoy puedes subir al volcán, que ofrece una vista increíble de toda la isla. Además, en los meses de verano, Heimaey es el lugar perfecto para ver a los famosos frailecillos, que vienen a anidar aquí, y en general vale la pena, así que recomendamos ir. Puedes llegar a la isla tomando un ferry desde la ciudad de Landeyjahöfn: la travesía dura media hora y también puedes llevar el coche a bordo, para que puedas explorar la isla a tu ritmo.