Discovery Week: Viajes en el Caribe con hasta 300€ de descuento

Jordania: tierra de historia y desierto

Descubre todos los viajes

Nuestros viajes a Jordania

Esto es Jordania: un salto a la antigüedad en las ruinas romanas de Jerash y las ruinas nabateas de Petra, una aventura en el desierto de Wadi Rum, un flotador en el Mar Muerto y una inmersión en el Mar Rojo, hummus de garbanzos y falef, sonrisas y gran hospitalidad.

Collection

Jordania: una tierra de paso

Todo lo que tienes que saber

Descubre los viajes a Jordania

Un país que se extiende en longitud, dividiendo el continente europeo del asiático, tocando las principales salidas al mar: así es Jordania, desde la antigüedad tierra de paso de comerciantes que traían especias, tejidos y artesanías a Europa desde el este. Mientras explora Jordania, esta mezcla de culturas lo abrumará y lo llevará desde las ruinas romanas de Jerash hasta las ruinas nabateas de Petra. Una tierra mayoritariamente rocosa y arenosa que te dará la bienvenida, con el desierto de Wadi Rum que se ha convertido en plató de películas como Marte, Indiana Jones o Dune, pero cuya gente es sumamente acogedora. Sus costas están bañadas por el Mar Muerto y el Mar Rojo, el primero -un lago a decir verdad- desprovisto de vida, ni los virus ni las bacterias soportan su salinidad; el segundo, vibrante con coloridos peces que habitan en la barrera coralina.

Lee más

Jordania en un vistazo

Donde fueres, haz lo que vieres

Donde fueres, haz lo que vieres

A menudo tendemos a asociar la situación política de Jordania con la del vecino Israel y nos preguntamos: ¿es seguro ir a Jordania? La respuesta es sí: durante siglos, Jordania ha sido tierra de paso de mercaderes que importaban especias y tejidos de Oriente: la convivencia entre personas de diferentes etnias y religiones es una tradición local centenaria por eso mismo y los turistas siempre son bienvenidos. con los brazos abiertos. En Amman verás convivir a musulmanes, cristianos y judíos, a pesar de que la mayoría de la población es de fe islámica. Las turistas femeninas no están obligadas a usar ropa diferente a la que están acostumbradas, pero como huéspedes de este país, siempre es bueno recordar que es una buena práctica mostrar respeto por la cultura y la tradición locales, y pequeñas precauciones como evitar exagerar los escotes, los hombros descubiertos y ropa corta o shorts siempre son apreciados. No podrás volver de Jordania sin una keffiyeh de cuadros rojos y blancos (el típico motivo decorativo jordano llamado shmagh). Los hombres y mujeres beduinos, es decir, las poblaciones nómadas que viven en el desierto, lo usan para protegerse de la arena y el viento; también te resultará útil durante tu excursión en jeep por el desierto de Wadi Rum. Ya aprendemos una palabra que será clave en un viaje a Jordania: Shukran - ¡Gracias!

La comida jordana

La comida jordana

Pero, ¿qué se come en Jordania? Quienes ya han visitado otros países de Oriente Medio no encontrarán nada especialmente nuevo; en cuanto a los ingredientes, las cocinas de Oriente Medio son muy similares entre sí, pero cada una tiene métodos de cocción y especias que le dan un toque diferente a cada plato. Prepárate para comer una avalancha de kobhz, el pan árabe sin levadura que nunca falta en mesas jordanas. Por lo general, cerca de la canasta con el kobhz, se encuentra un tazón pequeño con una mousse beige y un chorrito de aceite crudo, es decir, hummus de garbanzos. Te aseguramos que tendrá un sabor completamente diferente a lo que estás acostumbrado a comer en España: una crema de garbanzos cocidos, licuados o triturados combinados con tahina, una crema de sésamo blanco. Sobre un plato de cerámica decorado, junto al hummus, podrían haber albóndigas fritas, muy doradas y fragantes, también hechas con garbanzos y habas, con perejil, ajo, cilantro y cebolla: son los famosos falafel. Como plato principal, en el desierto se puede probar un asado fuera de lo común: el zarb. En este método de cocción típico beduino, la carne y las verduras se colocan en una parrilla vertical especial, se colocan en un "horno" bajo la arena del desierto y se cocinan lentamente durante horas, y luego se adornan con salsas y especias: son un verdadero placer. En ciudades, en cambio, como en Amman o Madaba, tienes que probar el maqluba, que literalmente significa "volcarse". Sí, porque este plato se prepara cocinando una capa de carne de pollo en una olla grande, después de unas horas de cocción, se le agregan las verduras y finalmente el arroz, creando tres capas. Cuando el plato está listo, tras horas de cocción, se sirve acercando la olla a la mesa y volteándola sobre un plato colocado en el centro de la mesa. Como en muchas cocinas orientales: ¡compartir es uno de los pilares de la tradición culinaria jordana! - nos suena familiar, ¿a que sí?

Qué meter en la mochila

Qué meter en la mochila

¿Qué llevar en la mochila en un viaje a Jordania? Cambia entre verano e invierno. En general, la técnica de vestirse como una cebolla es la ganadora: de marzo a octubre, durante el día, puedes llevar ropa deportiva y cómoda, posiblemente en tejidos naturales como algodón o lino para mantenerte más fresco. Para la noche, recuerda llevar una sudadera extra, dada la gran amplitud térmica diaria. En invierno, en cambio, lleva siempre contigo una sudadera y un cortavientos impermeable incluso durante el día, puede haber momentos en los que te pueda venir bien. Desafortunadamente, puede llover algunas horas en la temporada de invierno. Para la noche, especialmente la del desierto, equípate con una sudadera, una chaqueta y, si tienes frío, un suéter, calcetines de lana y pantalones térmicos para asegurar un sueño más tranquilo. Los zapatos de trekking, zapatos para caminar o en cualquier caso con suelas no lisas son esenciales, tal vez traer un segundo par de repuesto no sea una mala idea. Obviamente recuerda siempre llevar contigo la farmacia de viaje con nuestro fiel amigo: el Fortasec, mejor que no te pille desprevenido.

¿Qué no se debe olvidar?

- Gafas de sol

- Protector solar

- Sombrero

- Traje de baño

- Chanclas

- Toalla de playa

- Zapatos de trekking o deportivas (no suelas lisas)

- Ropa deportiva ligera y de colores claros para el verano

- Ropa deportiva de varias capas y anorak para el invierno

Información importante

Información importante

A la hora de planificar tu viaje a Jordania es importante que sepas que el pago en efectivo es más habitual que con tarjeta, por este motivo, calcula cuánto piensas gastar en el viaje y una vez en Amman, cambia la cantidad que necesites. No hay casas de cambio en todas partes, así que calcula bien cuál será la siguiente etapa en la que podrás hacer un nuevo cambio para decidir la cantidad adecuada de euros a cambiar cada cierto tiempo. En los lugares más turísticos también aceptan euros, pero te aplicarán un tipo de cambio desfavorable y puedes intentar regatear un poco el precio si lo tuyo es la negociación. Recuerda que estamos en un país musulmán, por lo que en la mayoría de los restaurantes no se sirve alcohol; sin embargo, en las principales ciudades hay minimercados donde es posible comprarlo y restaurantes que aún lo sirven, aunque a un precio elevado. Nuestra cultura es muy cálida en los saludos, pero aquí tendremos que aguantar un poco los abrazos y los apretones de manos. Cuando saludamos a un jordano esperamos que él o ella dé el primer paso, extendiendo la mano o abriendo los brazos; si no lo hace, no lo tomes como un desaire, sonríe y saluda… es una forma de respeto. ¡Último punto a recordar! Un mes al año el país celebra el Ramadán, un período sagrado para la religión musulmana dedicado al ayuno, la oración, la meditación y la autodisciplina. Si visitas el país en este período -recuerda que cambia cada año, consulta el calendario- es posible que encuentres restaurantes y bares cerrados durante el día en los pueblos más pequeños y es una forma de respeto no comer en espacios públicos, recuerda esto cuando te organices para tener tu comida para llevar.

Visado, SIM, coste vida: más información útil

Visado, SIM, coste vida: más información útil

Visado: no olvides comprar el Jordan Pass antes de la salida. Se puede comprar fácilmente en línea e incluye tanto la visa como el acceso a los principales sitios arqueológicos y naturales del país; su coste varía de acuerdo a la duración de tu estadía.

Tarjeta SIM: en el aeropuerto o en la ciudad puedes comprar una SIM local para tener acceso a internet durante todo el trayecto. En el aeropuerto encontrarás varios puestos de operadoras telefónicas locales donde puedes comprarla justo antes de salir; si, por el contrario, tener wifi de vez en cuando es suficiente para ti, la mayoría de los hoteles tienen conexión.

Pagos: la moneda local es el JOD, te recomendamos traer efectivo y cambiarlo en tu destino.

Coste de vida: es más bajo que en España, comiendo y cenando en restaurantes típicos o street food te puedes gastar una media de 20/25€ al día. En ciudades como Amman, también hay opciones más lujosas y por lo tanto más cerca de los precios españoles.

Enchufes: la electricidad en Jordania es de 230 V a 50 Hz, los enchufes en su mayoría son los mismos que los españoles, es decir, el enchufe C. Puedes traer el adaptador universal para estar seguro.

<p>Jordania tiene un <strong>clima seco y árido</strong> durante la mayor parte del año, generalmente de febrero a noviembre, pero las temperaturas varían de una zona a otra; <strong>en invierno</strong>, en cambio, <strong>el clima es más duro y pueden producirse tormentas</strong>. El promedio en Amman en enero es de 5 grados, mientras que en julio 30 grados. En el Valle del Jordán, en el mar Muerto y en el sur, las temperaturas son de promedio 10 grados más altas. Entre el día y la noche la amplitud térmica es importante, incluso en verano. Los datos que aparecen a continuación son de la zona de Amman.</p>

El clima durante todo el año

Jordania tiene un clima seco y árido durante la mayor parte del año, generalmente de febrero a noviembre, pero las temperaturas varían de una zona a otra; en invierno, en cambio, el clima es más duro y pueden producirse tormentas. El promedio en Amman en enero es de 5 grados, mientras que en julio 30 grados. En el Valle del Jordán, en el mar Muerto y en el sur, las temperaturas son de promedio 10 grados más altas. Entre el día y la noche la amplitud térmica es importante, incluso en verano. Los datos que aparecen a continuación son de la zona de Amman.

Ene
11°
Feb
13°
Mar
16°
Abr
10°
21°
May
14°
26°
Jun
17°
29°
Jul
19°
31°
Ago
31°
31°
Sep
17°
29°
Oct
14°
26°
Nov
19°
Dic
13°

¿Qué ver en Jordania? Los 5 lugares que no te puedes perder

Tesoro de Petra

Su foto es muy famosa, y si no conoces la historia del lugar tiendes a pensar que Petra y el Tesoro de Petra son lo mismo, pero no es así. El Tesoro de Petra es en realidad la tumba del rey nabateo Aretas III (alrededor del 87-62 a C), la tumba más imponente, majestuosa y mejor conservada de todo el complejo arqueológico de Petra. Petra es una de las "siete maravillas del mundo moderno" y ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La antigua ciudad nabatea se levanta entre cañones de piedra roja tallados por el viento y el agua y ha llegado hasta nosotros gracias al trabajo del arqueólogo Johann Ludwig Burckhardt, quien lo descubrió en el siglo XIX. Caminando unos 2 km por el sinuoso Siq, un estrecho cañón de mil matices tantos como los metales que componen la roca, se llega al Tesoro, que se abre ante ti inesperadamente. Te recomendamos que te acerques a la barandilla y mires hacia abajo: ¡hay otro piso! Esta tumba tallada viva dentro de la roca es más grande de lo que parece. Continuando nuestra exploración por la ruta principal, podemos toparnos con otras tumbas menores, el anfiteatro romano y restos de otras edificaciones que atestiguan el contacto de los nabateos con los pueblos griego y romano; si te apetece subir unos cientos de escalones, te espera otro monumento tallado en piedra que te dejará boquiabierto: el Monasterio. El sitio arqueológico ofrece una infinidad de caminos para explorar en cada rincón y es tan extenso que se estima que se necesitaría un mes para descubrirlo por completo. Es posible que también hayas oído hablar de Petra de noche, un evento que se celebra solo los lunes, miércoles y jueves con un coste de 12 JD y que sale del centro de visitantes a las 20.30 h para pasear por el Siq en un sugerente escenario a la luz de las velas. Una parada en Petra de al menos un día completo es imprescindible, ¡nuestra sugerencia es pasar al menos 8 horas!

Mar Muerto

Comencemos especificando que a pesar del nombre no es un mar, sino un lago y es famoso por dos razones principales, su letal salinidad y su posición bajo el nivel del mar. Estamos ubicados a -420m bajo el nivel del mar - en el camino también notarás un monumento que te indica el punto 0 sobre el nivel del mar, desde ese punto tus oídos pueden taparse como cuando vas a las montañas, es normal. Sus aguas, en cambio, alcanzan una salinidad del 30% (considera que la tasa de salinidad del mar suele llegar al 4%), esto implica que no hay formas de vida que la habiten, ¡ni siquiera bacterias! Pero todos sabemos por qué queremos ir a nadar aquí: ¿es cierto que flotas en el Mar Muerto? Por supuesto que es cierto, de hecho, también debes tener cuidado de no darte la vuelta y usar tus abdominales para mantener el equilibrio. Un gran consejo que queremos darte es que no te afeites en las 24 horas previas al baño: cualquier herida que entre en contacto con un agua tan salada arde mucho, haznos caso. Sin embargo, antes de bañarte, en todos los puntos donde comprar la entrada encontrarás el famoso lodo del mar Muerto disponible para un tratamiento de belleza que te dejará la piel de un niño.

Mar Rojo

Normalmente cuando uno piensa en el Mar Rojo, la asociación inmediata nos lleva a Egipto, pero Jordania también está bañada por estas aguas y disfruta de una barrera de coral que no tiene nada que envidiar a la egipcia: ¡estamos en Aqaba! Esta antigua ciudad de paso de las caravanas de mercaderes que se refugiaban en su fuerte que aún hoy puede visitarse, se ha desarrollado a nivel turístico con resorts y hoteles para quienes quieren explorar la vida submarina de esta zona. Más cerca de la costa, puedes hacer snorkel para ver peces de colores y corales de todas las formas en Rainbow Reef North. En cambio, al sumergirte más hacia Kiwi Reef y Tala Bay, puedes encontrar rayas, tortugas, pulpos e incluso caballitos de mar. Sin embargo, hay dos huéspedes insólitos en el fondo marino lleno de corales de colores, dos naufragios. Los restos del Cedar Pride, un buque mercante de 80 metros hundido hace 30 años, y los restos de un tanque antiaéreo americano son ahora el hogar de muchos pececitos de mil matices. La mejor manera de llegar a estos lugares es confiar en las escuelas de buceo locales y participar en las excursiones en barco que organizan. Sin embargo, para aquellos que prefieren quedarse en la playa, es importante saber que hay dos playas principales: la playa pública y South Beach. La playa pública está ubicada en el centro de la ciudad y es frecuentada principalmente por lugareños, por lo que no es posible usar bañador. Sin embargo, con un viaje en taxi de 5 minutos, puedes llegar a South Beach, la playa de los resorts y hoteles, donde en cambio puedes disfrutar de la playa como estamos acostumbrados en nuestras costas.

Wadi Rum

Se llama desierto, pero hay muy pocas dunas de arena, solo las rojas de Wadi Um Ishrin, que pueden alcanzar los 20 metros. El desierto de Wadi Rum se parece más a las fotos que nos llegan desde Marte: 720 kilómetros cuadrados de paredes de roca roja talladas por el viento y el agua a lo largo de los siglos que han formado cañones muy grandes o gargantas estrechas para explorar. ¿La forma más fácil de hacerlo? Una excursión en jeep con guías beduinos, que conocen este desierto a la perfección. Es a la vez la forma más rápida y divertida de llegar a sus puntos destacados, las atracciones imperdibles en Wadi Rum son definitivamente: los arcos de roca de Umm Fruth y Burdah que puedes escalar con un poco de agilidad y atención; el templo nabateo del siglo I o II d.C. dedicado a la deidad Lat que alberga los grafitis de Thamud y el manantial Lawrence, un oasis en el desierto, una zona de árboles y arbustos que emerge en el árido desierto gracias a los acuíferos que brotan bajo tierra. Para completar mejor esta experiencia, te recomendamos pasar una noche en uno de los campamentos de tiendas de campaña también gestionados por los beduinos, será una oportunidad para conocer sus tradiciones, su cocina probando el zarb, la barbacoa cocinada en la arena, y admirando el cielo estrellado o iluminado por la luna sin contaminación lumínica. ¡Emociones inolvidables están garantizadas! Ni un drilo, en nuestros viajes están incluidos tanto la noche en el campamento como la excursión en todoterreno, ¡hablamos en serio cuando decimos que son imperdibles!

Jerash

Primera ciudad nabatea, luego colonia romana de las gobernaciones de Siria, la ciudad de Jerash es el testimonio mejor conservado de la presencia romana en Jordania. Las excavaciones arqueológicas han sacado a la luz monumentos como el Foro, el anfiteatro, el hipódromo y el Arco de Adriano. En el Foro (¿te suena?) encontramos los restos del Templo de Zeus, el principal de la ciudad, los baños y el pavimento original del cardo de 800 metros de largo. Al sur de la ciudad, sin embargo, el Arco de Adriano y el hipódromo recuerdan, el primero la visita en 129-130 aC del emperador homónimo, mientras que el segundo el lugar donde se reunían 15.000 espectadores para presenciar las carreras de carros y las competiciones atléticas. En la actualidad también podemos acceder a las cuadras y estancias donde descansaban los atletas en el sótano. Si pensáis que estamos en Oriente Medio es algo espectacular. Es el testimonio de la historia de un país fundado en la convivencia, la contaminación y la colaboración entre pueblos cultural y religiosamente diferentes, que sin embargo ha generado riquezas monumentales y arqueológicas por descubrir, junto con sus singulares maravillas naturales.