Verano en Grecia, ¿te vas a quedar con las ganas?

Marruecos: Océano y desierto. Medinas y mercados

Descubre todos nuestros viajes

Nuestros viajes a Marruecos

Marruecos tiene vistas al Océano Atlántico y por ello es un destino para apasionados del surf, ¡llegaremos hasta Essaouira! Pero su verdadero encanto radica en la cultura e historia árabe que se respira en cada rincón. Desde las medinas del norte como Fez y Tánger, hasta las Kasbahs de la zona central del país. Parada que no podemos perdernos: el desierto del Sahara, donde podrás dormir en un campamento de tiendas de campaña y dar un paseo a lomos de un dromedario.

Próximas salidas

Marruecos: sus mil facetas

Todo lo que tienes que saber

Descubre nuestros viajes a Marruecos

Un país cercano por descubrir. Marruecos tiene vistas al Océano Atlántico y, por esta razón, es un destino para los surfistas apasionados, ¡una parada que no puedes perderte es sin duda la ciudad de Essaouira! Pero su verdadero encanto radica en la cultura e historia árabe que se respira en cada rincón: desde las medinas del norte como Fez y Tánger, hasta las Kasbahs en la zona central del país. Sus mercados huelen a especias y aceites esenciales y los colores del cuero y los objetos de plata hechos a mano los animan. Para los amantes de un poco de adrenalina, existe la posibilidad de deslizarse por las dunas de arena en un quad o transportarse en el medio de transporte local más antiguo: el dromedario. Trasladándonos a Merzouga, llegamos al comienzo del desierto más grande del mundo: el desierto del Sahara. Aquí te proponemos pasar al menos una noche admirando el cielo estrellado en un campamento bereber.

Lee más

Marruecos en un vistazo

Donde fueres haz lo que vieres

Donde fueres haz lo que vieres

Marruecos es un país musulmán; sin embargo, especialmente en las grandes ciudades como Marrakech, las mujeres son libres de decidir si usar o no el hiyab; en consecuencia, los turistas no están obligados a usar ropa particular: eso sí, una señal de respeto es evitar escotes bajos, hombros descubiertos o pantalones muy cortos. El aspecto religioso también incide en el consumo de alcohol, que se puede encontrar en los supermercados y algunos restaurantes y bares de las ciudades más grandes, pero en la mayoría de los casos no será fácil encontrarlo en los menús, especialmente en las ciudades más pequeñas. Ahora hablemos de la negociación: un verdadero arte. Encontrarás tiendas con precios, por lo que son fijos, pero también sin precio: aquí es cuando se puede negociar. Digamos que es poco probable que un turista pueda obtener un precio extremadamente ventajoso, pero es divertido intentarlo. Si sabes francés, ya tienes la mitad hecha; es mucho más probable que negocien con hablantes de árabe o francés que con hablantes de inglés. También es más fácil obtener un descuento si compras más de una pieza. Normalmente es posible negociar un descuento entre un 10% y un 20% menos del precio que te ofrecen, entonces todo se convierte en una cuestión de habilidad. No podrás volver a casa sin un sheshe, el largo pañuelo bereber que te vendrá bien en el desierto, un pequeño tajín de terracota de colores, una especia o un aceite esencial, un objeto de cuero o metal decorado a mano: ¡los aromas y los colores de las mágicas medinas dan ganas de comprar cualquier cosa! La vivienda tradicional marroquí de la clase media-alta es el riad: una casa sin ventanas al exterior, con un patio en el centro, para tener siempre una conexión personal directa con Alá. Están decoradas con motivos geométricos, florales o signos gráficos de la lengua árabe y pintadas con colores suaves, siempre decoradas con flores y perfumadas con aceites esenciales. Muchos se han transformado en alojamientos, y te aconsejamos que planifiques al menos una noche en una de estas maravillas.

La cocina marroquí

La cocina marroquí

Compartir y especias son dos de las palabras fundacionales de la cocina marroquí. En casa es tradicional cocinar para todos: se pone el plato principal en el centro de la mesa y luego cada uno se sirve - a veces comen con las manos, no pongas esa cara, que es la costumbre local y te divertirás haciéndolo; en los restaurantes, en cambio, es más frecuente encontrar la fórmula clásica de que cada uno pide para sí mismo. Pero, ¿qué se come en Marruecos?
Tajine: en realidad es tanto el método de cocción como el propio envase. Es una cazuela de barro con tapa en forma de cono, aproximadamente, dentro de la cual se coloca carne de pollo o cordero, verduras y especias y que se coloca en un horno o en una estufa para que se cocine durante horas, con una cocción que es similar a la del vapor. En las cartas encontrarás tajín de pollo y limón, tajín de cordero y vegetales mixtos, tajín de pollo, almendras y miel… en definitiva, podrás degustar infinidad de tajín.
Cous cous: se cocina con un proceso similar al del tagine. El cuscús es un cereal que se cuece por absorción, no por ebullición como la pasta, sino en un bol. A cada vaso de cuscús se le añade un vaso de agua caliente, se mezcla todo hasta que se absorba el agua del cereal y así sucesivamente hasta que quede realmente cocinado. Esto también se sirve en una variedad de formas, desde solo verduras hasta pollo y verduras, que son las dos versiones más comunes. Alerta canela, en este plato se usa abundantemente.
Té marroquí: una bebida que también es tradición. Ver cómo se prepara y sirve el té marroquí es como asistir a un auténtico ritual. Las hojas de té se mezclan con varios otros perfumes como la canela o el azafrán, pero sobre todo con el ingrediente que más lo caracteriza: la hierbabuena. En muchos lugares te lo sirven justo con unas hojas de menta fresca en la copa. Se debe beber estrictamente caliente, casi hirviendo -sí, incluso en verano- y los lugareños lo beben muy azucarado, estamos hablando de un par de terrones de azúcar en un vaso; sin embargo, se suele servir sin azúcar a los turistas, no estamos acostumbrados a tanta dulzura. La forma de servirlo es fascinante: de la tetera plateada a las copas de cristal decoradas, subiendo cada vez más el brazo para que la cascada de té haga muchas burbujas en la copa para liberar todos los aromas y crear mucha espuma.
Kefta: literalmente "albóndigas", las puedes encontrar de diversas formas, desde brochetas hasta tajines cocinados con salsa de tomate y huevo revuelto. Estas son albóndigas de cordero, o una mezcla de cordero y ternera, especiadas con la adición de cilantro, comino, cúrcuma y un poco de cebolla, ricas y deliciosas. La forma de servir la brocheta es única, auténticas espaditas podrían llegar a tu plato.
Msemen: las podemos definir como creps hojaldradas, cuadradas, sin levadura, que se cocinan en un plato o sartén. Se pueden comer con mermelada, por lo tanto dulces, o con queso para hacerlos salados. En cada medina encontrarás al menos una señora que las cocina con destreza, método y precisión; si no te cansas de desayunarlas, te aconsejamos que las pruebes así, en la calle: calientes al momento, tienen un sabor completamente diferente.

Qué meter en la mochila

Qué meter en la mochila

Dependerá mucho de cuándo hagas este viaje, el truco en cualquier caso siempre es llevar ropa de diferentes pesos y largos para jugar con las capas y vestir cebolla. En adición a la lista a continuación, de noviembre a febrero también trae un paraguas o un k-way.

¿Qué llevar para un viaje a Marruecos?
-ropa deportiva cómoda, colores claros
-zapatos cómodos
-protector solar
-gafas de sol sol
-traje de baño
-toalla de playa de microfibra
-chanclas
-gorra
-camiseta térmica / pantalón térmico / calcetines de lana para la noche en el desierto en invierno
-farmacia de viaje

Cosas a saber

Cosas a saber

A la hora de planificar tu viaje a Marruecos es importante saber que el pago en efectivo es más habitual en el acto que con tarjeta, por este motivo, calcula cuánto piensas gastar en el viaje y una vez en las principales ciudades como Marrakech, Casablanca, Rabat, cambia la suma que necesitarás para los próximos días en una de las muchas oficinas de cambio de la ciudad. Desaconsejamos cambiarlos en el aeropuerto por el alto coste de las comisiones. En los lugares más turísticos también aceptan euros, pero te aplicarán un tipo de cambio desfavorable, recuerda intentar regatear un poco el precio aunque la negociación no sea lo tuyo. Asegúrate siempre de llevar contigo agua embotellada, no estamos acostumbrados a la composición química del agua corriente en Marruecos, así que si quieres evitar los desagradables gruñidos de estómago, es mejor no beberla: ten cuidado al cepillarte los dientes y al tomar una ducha: ¡estos son momentos que no deben subestimarse! Si lo bebes accidentalmente... con suerte no te olvidaste de echar el Imodium. Si visitas Marruecos durante el Ramadán, ten en cuenta que los bares y restaurantes pueden estar cerrados durante el día, especialmente en los pueblos más pequeños, y que es buena idea no comer ni beber en público entre el amanecer y el atardecer. Son pequeños trucos que te permitirán disfrutar al máximo de tu viaje, teniendo la oportunidad de compartir este momento tan especial para toda una población. En el país se acostumbra dar propina a los guías y chófers que acompañan a los turistas a descubrir su país, por lo que no olvides dejarla, te lo agradecerán mucho. Muy a menudo encontrarás gatos y perros callejeros a tu alrededor, son parte de la comunidad para la población.

Visado, SIM, coste de vida: otra información útil

Visado, SIM, coste de vida: otra información útil

Pagos: la moneda local es el dirham. En el sitio es más común pagar en efectivo que con tarjeta, asegúrate de llevar suficiente efectivo para todo el viaje.

Coste de vida: es más bajo que en España. En comidas se gasta una media de 10/20€ al día si se come en la calle o en sitios típicos, mientras que en los restaurantes los precios son similares a los españoles.

Tarjeta SIM: en el aeropuerto puedes comprar una SIM prepago en uno de los muchos puestos que encontrarás antes de la salida. Los hoteles suelen tener wifi, pero si tienes que trabajar te recomendamos asegurarte de alojarte en un hotel con una conexión wifi estable. Visado: no es necesario para turistas españoles. Enchufes: la electricidad en Marruecos es de 230V a 50Hz, los enchufes en su mayoría son C; Puedes traer el adaptador universal para estar más seguro.

<p>El clima de Marruecos varía mucho según la zona en la que te encuentres, se reconocen principalmente tres macrozonas: la costa, el interior y la montaña. La costa atlántica disfruta de un clima suave y ventoso durante todo el año, se mantiene un clima de eterna primavera, mientras que el clima de la costa mediterránea es bastante similar pero con algunos grados más. En el interior, donde encontramos Marrakech, los veranos son calurosos mientras que los inviernos son fríos, la temperatura es agradable en el cambio de estación. En las montañas de la cordillera del Atlas los inviernos son duros, tanto que nieva, mientras que en verano las temperaturas son calurosas, pero menos que en el interior. En todas las zonas, recuerda que existe una amplitud térmica diaria considerable. Las temperaturas a continuación son relativas al área de Marrakech.</p>

El clima durante todo el año

El clima de Marruecos varía mucho según la zona en la que te encuentres, se reconocen principalmente tres macrozonas: la costa, el interior y la montaña. La costa atlántica disfruta de un clima suave y ventoso durante todo el año, se mantiene un clima de eterna primavera, mientras que el clima de la costa mediterránea es bastante similar pero con algunos grados más. En el interior, donde encontramos Marrakech, los veranos son calurosos mientras que los inviernos son fríos, la temperatura es agradable en el cambio de estación. En las montañas de la cordillera del Atlas los inviernos son duros, tanto que nieva, mientras que en verano las temperaturas son calurosas, pero menos que en el interior. En todas las zonas, recuerda que existe una amplitud térmica diaria considerable. Las temperaturas a continuación son relativas al área de Marrakech.

Ene
19°
Feb
20°
Mar
11°
23°
Abr
13°
25°
May
15°
29°
Jun
18°
33°
Jul
21°
37°
Ago
21°
36°
Sep
19°
32°
Oct
16°
28°
Nov
11°
23°
Dic
19°

Descubre las próximas salidas a Marruecos

Utiliza los filtros de aquí abajo para encontrar tu mejor viaje

Donde: Marruecos
Cuando
Filtrar: 5
Salida
Destinos
Itinerario
Estado
Precio
junio 2024
mié. 19 junio
4 noches
dom. 23 junio
Coordinador del viaje Alicia Piñeiro Delgado
Total
599 €
479
Depósito
100
Pago restante
379

o paga en 3 plazos de 159,67 € sin intereses.

sáb. 22 junio
8 noches
dom. 30 junio
¿Estas seguro de no querer ser notificado sobre la confirmación del turno?
Cancela notificaciones
Avísame cuando esté confirmado
Total
899
Depósito
100
Pago restante
799

o paga en 3 plazos de 299,67 € sin intereses.

sáb. 29 junio
4 noches
mié. 03 julio
Total
599 €
479
Depósito
100
Pago restante
379

o paga en 3 plazos de 159,67 € sin intereses.

dom. 30 junio
4 noches
jue. 04 julio
¿Estas seguro de no querer ser notificado sobre la confirmación del turno?
Cancela notificaciones
Avísame cuando esté confirmado
Total
599
Depósito
100
Pago restante
499

o paga en 3 plazos de 199,67 € sin intereses.

julio 2024
sáb. 13 julio
8 noches
dom. 21 julio
¿Estas seguro de no querer ser notificado sobre la confirmación del turno?
Cancela notificaciones
Avísame cuando esté confirmado
Total
899
Depósito
100
Pago restante
799

o paga en 3 plazos de 299,67 € sin intereses.

mié. 17 julio
4 noches
dom. 21 julio
Coordinador del viaje Irene Esteban Sánchez
Total
599
Depósito
100
Pago restante
499

o paga en 3 plazos de 199,67 € sin intereses.

dom. 21 julio
4 noches
jue. 25 julio
¿Estas seguro de no querer ser notificado sobre la confirmación del turno?
Cancela notificaciones
Avísame cuando esté confirmado
Total
599
Depósito
100
Pago restante
499

o paga en 3 plazos de 199,67 € sin intereses.

vie. 26 julio
8 noches
sáb. 03 agosto
¿Estas seguro de no querer ser notificado sobre la confirmación del turno?
Cancela notificaciones
Avísame cuando esté confirmado
Total
899
Depósito
100
Pago restante
799

o paga en 3 plazos de 299,67 € sin intereses.

mié. 31 julio
4 noches
dom. 04 agosto
¿Estas seguro de no querer ser notificado sobre la confirmación del turno?
Cancela notificaciones
Avísame cuando esté confirmado
Total
599
Depósito
100
Pago restante
499

o paga en 3 plazos de 199,67 € sin intereses.

mié. 31 julio
4 noches
dom. 04 agosto
¿Estas seguro de no querer ser notificado sobre la confirmación del turno?
Cancela notificaciones
Avísame cuando esté confirmado
Total
649
Depósito
100
Pago restante
549

o paga en 3 plazos de 216,33 € sin intereses.

agosto 2024
sáb. 03 agosto
4 noches
mié. 07 agosto
Total
599
Depósito
100
Pago restante
499

o paga en 3 plazos de 199,67 € sin intereses.

sáb. 03 agosto
8 noches
dom. 11 agosto
Total
949 €
849
Depósito
100
Pago restante
749

o paga en 3 plazos de 283,00 € sin intereses.

mié. 07 agosto
8 noches
jue. 15 agosto
¿Estas seguro de no querer ser notificado sobre la confirmación del turno?
Cancela notificaciones
Avísame cuando esté confirmado
Total
949
Depósito
100
Pago restante
849

o paga en 3 plazos de 316,33 € sin intereses.

jue. 08 agosto
8 noches
vie. 16 agosto
¿Estas seguro de no querer ser notificado sobre la confirmación del turno?
Cancela notificaciones
Avísame cuando esté confirmado
Total
949
Depósito
100
Pago restante
849

o paga en 3 plazos de 316,33 € sin intereses.

sáb. 10 agosto
7 noches
sáb. 17 agosto
¿Estas seguro de no querer ser notificado sobre la confirmación del turno?
Cancela notificaciones
Avísame cuando esté confirmado
Coordinador del viaje Maria Isabel Librero Estébanez
Total
999
Depósito
100
Pago restante
899

o paga en 3 plazos de 333,00 € sin intereses.

sáb. 10 agosto
8 noches
dom. 18 agosto
Coordinador del viaje Pere Franch Ventura
Total
949
Depósito
100
Pago restante
849

o paga en 3 plazos de 316,33 € sin intereses.

dom. 11 agosto
4 noches
jue. 15 agosto
Total
599
Depósito
100
Pago restante
499

o paga en 3 plazos de 199,67 € sin intereses.

mié. 14 agosto
4 noches
dom. 18 agosto
Total
599
Depósito
100
Pago restante
499

o paga en 3 plazos de 199,67 € sin intereses.

mié. 14 agosto
4 noches
dom. 18 agosto
Total
699 €
599
Depósito
100
Pago restante
499

o paga en 3 plazos de 199,67 € sin intereses.

mié. 14 agosto
4 noches
dom. 18 agosto
¿Estas seguro de no querer ser notificado sobre la confirmación del turno?
Cancela notificaciones
Avísame cuando esté confirmado
Total
599
Depósito
100
Pago restante
499

o paga en 3 plazos de 199,67 € sin intereses.

¿Qué ver en Marruecos? Los 5 lugares que no te puedes perder

Marrakech

Una de las antiguas capitales del país, es una ciudad vibrante. La medina es la zona antigua, donde puedes pasear por las laberínticas calles dejándote guiar por los olores de las especias y el cuero, por los colores de las lámparas y telas y por los gritos de los comerciantes que intentan llamar tu atención hacia su tienda. El punto de encuentro en el centro es la plaza Djemaa el Fna, un espacio abierto rodeado de edificios rojos con terrazas de bares y tiendas que desde temprano en la mañana hasta tarde en la noche cobra vida con puestos y vendedores ambulantes de todo tipo: desde encantadores de serpientes hasta carros de frutas frescas. Te recomendamos que te tomes al menos dos días para recorrerlo todo, hacer algunas compras y probar platos típicos, también puedes quedarte dentro de las murallas en uno de los muchos riads de cuento de hadas que se han transformado en hoteles. Los lugares más destacados de la ciudad para visitar son definitivamente: el Palacio El Bahia, una de las residencias reales de estilo alauita y la Mezquita Koutoubia con su imponente minarete. La ciudad se expandió con un nuevo barrio de estilo más occidental donde se puede visitar el famoso Jardine Majorelle, el jardín botánico de estilo islámico creado por Yves Saint Laurent.

Casablanca

Una de las ciudades más nuevas de Marruecos, construida sobre una ciudad bereber destruida por un terremoto. Casablanca es hoy uno de los principales centros económicos del país, gracias a su puerto, dada su posición a lo largo de la costa del Océano Atlántico, y a su reciente desarrollo en un estilo casi occidental. Su nombre es indicativo de su aspecto: aquí la mayoría de los edificios están pintados de blanco. En Casablanca no te puedes perder: la monumental Mezquita Hassan II con su minarete, el más alto del mundo, que también puedes visitar en su interior, una de las pocas mezquitas de Marruecos que pueden visitar los fieles no musulmanes; obviamente su medina, aunque representa los restos de lo que sobrevivió al terremoto del siglo VII; La Corniche, la zona más de moda de Casablanca, un paseo marítimo con discotecas, hoteles y cafeterías para relajarse y divertirse; la plaza Mohamed V, su corazón palpitante y el Palacio Real, que solo se puede visitar por fuera pero que sin duda merece la pena ver.

Essaouira

Una pequeña perla bañada por el Océano Atlántico, Essaouira te robará el corazón. Su medina es animada y sobrecogedora, incluso aquí no podrás reprimir las ganas de comprar alguna artesanía, especias, telas, incluso pescado fresco en el mercado para luego ser cocinado en uno de los restaurantes "grill only" escondidos en los callejones Te aconsejamos que organices una visita guiada para descubrir su historia, la tradición del puerto en constante efervescencia y cómo ha llegado a ser una de las ciudades donde mejor se vive de todo Marruecos. Justo fuera de las murallas de la medina encontramos la playa y el paseo marítimo por el que han surgido hoteles, quioscos y la zona nueva de la ciudad. Sin embargo, existe una zona de playa virgen donde las escuelas locales organizan clases de surf, equitación, quads o paseos en camello. El espectáculo natural aquí está garantizado: dunas de arena color ámbar que protegen una amplísima línea de costa en la que rompen las poderosas olas del mar. ¡Uno de los lugares más poéticos e inspiradores que podrás encontrar en Marruecos!

Desierto del Sahara

¿Sabías que Marruecos alberga solo una parte muy pequeña del desierto del Sahara? Para comenzar a vislumbrar las altas dunas de arena dorada, deberás dirigirte a Merzouga, en el sureste del país. Aquí encontrarás una extensión de tierra árida y en la distancia comenzará a ver estas imponentes colinas en el horizonte. Su inmensidad, la geometría de las formas y la armoniosa relación que los bereberes han establecido con el desierto te dejan boquiabierto. Le recomendamos que pase la noche en uno de los campamentos de tiendas de campaña del desierto cercanos. De esta manera podrás admirar tanto el atardecer como el amanecer en las dunas, con el sol coloreándolas con tonalidades nunca antes vistas. Podrás ponerte en contacto con los bereberes, el pueblo nómada que con sus dromedarios conocen el desierto como la palma de su mano y que a lo largo de los siglos han migrado de un país a otro a través del desierto, y ser su huésped mientras disfrutas comida local y quizás tocar bongos y cantar. A menudo también ofrecen la posibilidad de organizar un paseo en dromedario entre las dunas o en quads, sin duda ambas experiencias te permiten descubrir este desierto con otros ojos.

Chefchaouen

¡La ciudad azul! Chefchaouen se ganó este nombre por el color característico de sus casas, todas pintadas en varios tonos de azul. ¿Cómo? Las teorías difieren: se dice que el azul es un color que repele el calor, por lo que es una forma de mantener las casas más frescas durante los calurosos meses de verano; se dice que es una forma de repeler insectos, porque el pigmento natural del índigo contiene sustancias que molestan a los mosquitos y demás; pero también se dice que fueron pintados así por judíos que huían de la Inquisición española. El caso es que el efecto al llegar es el de un pueblo de cuento de hadas, construido en un desfiladero al norte del pueblo junto a un pequeño riachuelo. Como cualquier ciudad marroquí, su centro es la medina, un laberinto de calles estrechas bordeadas de tiendas de comerciantes locales que venden de todo, desde comestibles hasta ropa, artículos de cuero y especias.